Oscars 2019 sin presentador.

Por si no se habían enterado, les pongo primero en antecedentes. A finales del año pasado – como suena eso ya – la Academia anuncia a bombo y platillo que el presentador de la gala, que se celebrará en mi estimado Dolby Theatre en pleno Hollywood el próximo domingo 24 de Febrero anunciando las candidaturas el martes 22 de Enero, era el humorista Kevin Hart (Jumanji: Bienvenidos a la jungla). Algo que el propio actor publicaba en su cuenta de Twitter más contento que un niño el día de Reyes (les hablo del 4 de Diciembre). 

Pues dos días le duró la alegría (con las consecuentes felicitaciones a través de redes sociales de compañeros de profesión). Al igual que ocurrió, por desgracia, con el realizador y guionista James Gunn, unos tweets ‘del pasado’ salieron a la luz en los que Hart digamos que usaba un lenguaje poco adecuado (por no decir homófobo), lo que “obligaron” al actor a pedir disculpas y renunciar a tal honor.

Posiblemente Hart fue sabiamente aconsejado de que ‘es mejor una retirada a tiempo’, al contrario que Gunn despedido por Disney con el libreto de Guardianes de la Galaxia 3 recién terminado (y, definido por algunos afortunados que lo leyeron, como ‘simplemente maravilloso’).

¿Qué ha pasado desde entonces? Pues que en poco más de un mes, la Academia no ha encontrado – ¿o querido encontrar? – presentador/presentadores para la gala, a pesar del baile de nombres que tenía lugar en las redes sociales. Y hace una semana saltó el rumor ya confirmado: esta gala NO tendrá un presentador oficial, algo que no ocurría desde 1989 (justo dos décadas).

¿En que consistirá la gala? Pues en los consabidos vídeos de siempre, pero en lugar de un presentador/presentadores habituales se irán anunciado al famoso/famosos que saldrán a presentar los premios. Dicho así: la Academia decide dejar que corra un tupido velo por este año para una gala que, de momento, no cuenta con cintas como grandes favoritas.

Y es que ya saben como les gusta a los miembros de la Academia ser ‘políticamente correctos’ (ejem, EJEM), como vimos la pasada gala cuando le negaron la invitación a Casey Affleck, ganador del oscar a Mejor Actor en 2017, para presentar el de Mejor Actriz ese año (algo que hicieron Jodie Foster en muletas y Jennifer Lawrence).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.