Curiosidad. Mucha, mucha curiosidad es lo que tengo por ver el resultado de la combinación Sam Raimi – trilogía Spiderman – con el mundillo Disney, más concretamente con la archiconocida El Mago de Oz. Es que Oz no hay más que uno, así que su título no lleva a engaños. Pero no, no estamos ante un remake de la maravillosa cinta de Judy Garland de 1939. Es una versión Disney usando el mágico (y peligroso) país de Oz para contarnos algo completamente diferente. Y el elegido para llevar a cabo dicha tarea ha sido el autor de Posesión Infernal.

¿Quién era el Mago de Oz? ¿Realmente tenía poderes, o era un timador de poca monta atrapado en un mundo dónde la magia si campaba a sus anchas? Oscar Diggs (James Franco) es un charlatán de circo de dudosa reputación que es trasladado de Kansas a Oz, del mismo modo que le ocurriría a Dorothy años más tarde. Diggs piensa que le ha tocado la lotería, y que por fin va a disfrutar de la fama y fortuna que tanto ha anelado. Pero todo cambiará cuando conozca a las 3 brujas del lugar: Theodora (Mila Kunis), Evanora (Rachel Weisz) y Glinda (Michelle Williams), las cuales no están muy convencidas de que Oscar sea el mago que todos esperaban.

Usando sus viejos trucos, así como con un poco de fantasía e ingenio, el joven Diggs deberá descubrir quienes están de su lado y quienes son sus enemigos, y con ello ayudar a los habitantes de Oz antes de que sea demasiado tarde.

El 8 de Marzo nos llegará esta extraña mezcla de magia Disney con algo del toque Raimi – ¿veremos elementos oscuros o de su humor negro tan peculiar? – y de momento tenemos como adelanto su fabuloso teaser poster.