Les voy a pedir que me permitan una cosa. Déjenme que les cuente mi(s) impresión(es) sobre la última – y esperada – cinta del realizador mexicano Guillermo del Toro (a partir de ahora Mazinger del Toro, o mazingercito) de manera más coloquial de lo habitual. Una película de éste corte y condiciones necesita ser expresada con lo que se ha sentido al salir de la misma. Ni más, ni menos. Así que me voy a tomar la libertad de comentarla como lo haría en una conversación con cuatro colegas tomando unas cervezas (justo lo que hice al salir de la película precisamente). Habrá algún que otro taco o palabra mal sonante.

Porque algo de esta magnitud – todo en la cinta de del Toro, y recalco el TODO, es GRANDE – requiere que use en alguna que otra ocasión un ‘joder’ o un ‘la puta hos…..’. ¿Mal hablado? Me estoy haciendo eco de una pelea por evitar nuestra extinción a manos de unos alienígenas de varios pisos, usando como única arma unos robots de miles de toneladas. Y mazingercito, lo que has logrado es una de las puñeteras experiencias más brutales e impactantes que se han visto en años. No es una película de verano más. Es LA puta película del verano.

pacific-rim_1

Y es que la espera para ver que nos ofrecía la – variada y alucinante – imaginación del realizador de Hellboy ha valido mucho la pena. Atrás quedan Hobbits (Peter Jackson lo tendrá muy jodido para que su segunda aventura en la Tierra Media iguale, aunque sea, la colosal cinta de del Toro) y rumores mil, para ofrecer un espectáculo visual de los que amarran al espectador a su butaca desde el primer minuto – uno de los mejores prólogos, y extensos, vistos en una cinta de corte fantástico – y que a partir de ese momento vivirá un aventura como pocas, una gozada para la vista y los oídos, pero sobre todo un homenaje al niño que llevamos dentro, al que jugaba de VERDAD (digan lo que quieran, pero hoy en día la imaginación en los infantes se está echando a perder). Es una película tan ruidosa como pretende serlo. Contagiosa, y emotiva – dentro de sus limitaciones que quede claro – diseñada y ejecutada de manera impecable. Esperaba mucho de ella (a veces un error)…..y me he encontrado con más de lo que llegué a imaginar.

¿Han visto a un niño construir un castillo de arena para luego derribarlo? Ese es del Toro en Pacific Rim. Pero denle rienda suelta, muchos millones, tiempo, paciencia y un equilibrado equipo – todos brillan en sus correspondientes departamentos – para que vean como puede ser ese castillo, o la persona que lo ha destruido. Surgirán entonces los Kaiju, esos seres salidos de las profundidades dispuestos a eliminar al hombre de la faz de la Tierra. Y sé lo que dirán muchos escépticos (si, tu, el que renuncia a dejar salir tu alma infantil): es Godzilla…….bueno, si tenemos en cuenta que gran parte de la cinta transcurre en Oriente y que la finalidad de del Toro es rendir culto al anime y todo lo que nos ha inspirado dicha cultura ¿dónde está la pega? Pero no se preocupen, que para ello tenemos los Jaegers (escéptico dando por culo: es Mazinger Z) para que del Toro libere sus locuras malsanas,su verborrea visual y haga que la dirección artística de la cinta sea jodidamente maravillosa. Todo es un caos, sucio, desordenado, y nada parece recién salido de la fábrica brillante y reluciente…….peleamos por nuestra supervivencia, ya habrá tiempo para maquillarse y afeitarse. Mariconadas las justas.

Pacific_Rim_Main_Trailer_32

Quiénes los controlan son nuestros salvadores. Les pedimos que tengan sus traumas personales, que arriesguen sus vidas – con discursitos a lo Kevin Costner de por medio como el de Idris Elba, el patriota con más huevos que una pollería  – que incluso se peleen entre ellos (¿quién es más macho eh?), que sean arrogantes (Charlie Hunnam, una especie de Channing Tatum pero más molón y con mejor carisma) que nos hagan reír (genial y loco Charlie Day y alguno que otro que no nombraré) que nos sorprendan (breve y espléndido Ron Perlman y desperdiciado en el cine así como la revelación Rinko Kikuchi, magistral su Mako) y que nos atraigan y convenzan. En una cinta donde priman los efectos sobre cualquier otra cosa, un «semi» desconocido reparto busca sus huecos para lucirse cuando le sea oportuno. Lo logran. Ellos son los putos amos. Van a salvarnos de desaparecer…..¿no serías tu más chulo que Cristiano Ronaldo delante de un espejo?

Rinko-Kikuchi-Idris-Elba-and-Charlie-Hunnam-in-Pacific-Rim-2013-Movie-Image

Secuencias: todas. Desde las humanas, hasta cada una de las batallas. Sin más. Paso de detenerme mucho en este aspecto. No ver esta cinta en una pantalla gigante es un insulto al séptimo arte. El cine se ha diseñado también para darnos experiencias como esta (atención a la potente banda sonora de Ramin Djawadi, creador de la ya legendaria sintonía de Juego de Tronos) Créanme, ya no quedan muchas……..lo que se extingue no es la humanidad, sino este tipo de cine (a favor de mierdas como pianos que no pienso molestarme ni en mencionar para ahorrarme la calentura nivel 5, como el mayor Kaiju de la cinta).

Del Toro es el padre de nuestra generación del frikismo. No hay límites en su cabeza. Lo que piensa/imagina/sueña lo plasma y le importa una mierda todo lo que haya que hacer para llevarlo adelante. Si antes te admiraba y respetaba, ahora te venero. Has entrado en mi panteón particular de Genios del cine (dentro de su cine, su género, no me vayan a compararlo con Coppola, De Palma o Spielberg cuando sería como poner una sandía al lado de una percha….que me los conozco). Desde aquí, le felicito y agradezco por hacerme salir de la sala con 20 años menos, y con ganas de llegar a casa para montarme mi guerra particular (con Legos o Tente, lo primero que trinque).

pacific-rim-101

Si Pacific Rim fuese una chica, me acostaría con ella (qué coño, que me la foll……eso).

Si fuese una canción, ya estaría en mi iPod.

Si fuese un plato de comida, lo saborearía cada vez que me lo sirvieran.

Si fuese un libro, lo leería cada año con la misma ilusión que la primera vez.

Si fuese una camisa/tenis/pantalones, no me cansaría de ponérmelos (y los que me conocen, pueden atestiguar esto con creces).

Pero Pacific Rim es una película. Simple y llanamente. Pero una película que me ha vuelto a descubrir el motivo por el que voy al cine (¿entretenerme quizás? y si ya me sorprenden……la hostia vamos).

Pacific Rim es jodidamente acojonante……….

Puntuación: 9/10.

pacific_rim_ver12_xlg