En 1974 un muy afamado Robert Redford acompañado por la entonces también solicitada Mia Farrow nos dejaban para el recuerdo sus interpretaciones de los aristocráticos Jack Gatsby y Daisy, en el clásico norteamericano titulado ‘El Gran Gatsby’. Basada en la novela de F. Scott Fitzgerald, la historia nos sitúa en los años 20 del siglo pasado y es narrada en primera persona por el escritor y veterano de la I Guerra Mundial Nick Carraway, el cual tras alquilar una casa en la localidad de Long Island, Nueva York, comienza a tener contacto con la clase alta de la época, en particular con el enigmático Jack Gatsby y su entorno, incluyendo a su prima Daisy. Tras la fachada de vidas perfectas se encuentran una serie de secretos, como de dónde ha salido la fortuna del magnate, así como sus aburridos encuentros y otros no tan aburridos y desafortunados, como el que acontece entre el marido de Daisy y una mujer de nombre Myrtle Wilson.

Pues casi 40 años después de la original, el director australiano Baz Luhrmann se reúne con el actor con el que realizó uno de sus mayores éxitos, Leonardo DiCaprio,  y una de las primeras cintas famosos de la, por entonces, joven promesa como fue ese ‘Romeo y Julieta’ en 1996 para traernos esta nueva versión de la novela de Fitzgerald (no les hablo de remake al ser ambas sendas adaptaciones). En esta ocasión DiCaprio se mete en la piel de Gatsby – emulando al mismísimo Redford como el gran actor en que se ha convertido el protagonista de ‘Titanic’ – estando secundado por Carey Mulligan como Daisy, Tobey Maguire como Carraway e Isla Fisher en la piel de la desgraciada Myrtle.

La cinta en pleno rodaje nos deja sus primeras instantáneas, dejando el resto para lo largo del 2012, ya que su estreno está programada para el 25 de Diciembre del 2012, que curiosamente coincidirá si todo sigue lo previsto, con otra cinta de DiCaprio: el ‘Django Unchained’ de Tarantino de inminente rodaje. Será algo así como un Leo Vs. Leo. O lo que es lo mismo: western extremo contra refinamiento de época.