Días es lo que queda para uno de los acontecimientos cinematográficos del año. El regreso a la Tierra Media de la mano nuevamente de Peter Jackson con la precuela de El Señor de los Anillos en ese pequeño cuento titulado El Hobbit y que el realizador se ha empeñado en dividir en 3 partes (inicialmente eran 2, y aun así lo veía medio exagerado, pero la ‘pela es la pela’).

El Hobbit: la Desolación de Smaug llegará dentro de un año exactamente, y ya el título nos desvela sobre que irá la trama de esta segunda entrega de la trilogía (por si no lo han captado algunos Smaug es el nombre del dragón que esconde el codiciado tesoro). Y la imagen que se ha publicado no puede ser más esclarecedora. Sobran las palabras.

El Hobbit: partida y regreso tardará un pelín menos en comparación con la distancia que separa a las dos primeras entregas. En el Verano de 2014 podremos disfrutar del final de la nueva trilogía diseñada por Jackson. Y digo diseñada porque en su primera instantánea vemos a uno de los personajes más famosos y queridos de la futura aventura de Frodo: el elfo Legolas interpretado, como no, por Orlando Bloom (para delicia de muchas féminas). Dicho personaje no sale en el libro de Tolkien – es más, ni es nombrado – por lo que Jackson para realizar 3 cintas ha metido de todo y a todos con calzador.

Si no me creen háganse la siguiente pregunta: ¿de que irá la tercera entrega si todo queda resuelto en la segunda con la presencia del dragón y el tesoro?