No todo son vino y rosas en el nuevo film que rueda Tarantino. El esperado Django Unchained, del que hemos hablado largo y tendido en este blog, y que versa sobre la venganza de un antiguo esclavo (Jamie Foxx) que con la ayuda de un terrateniente (Christopher Waltz) intentará liberar a su esposa cautiva (Kerry Washington) de las plantaciones de un peligroso y psicópata propietario de una plantación (Leonardo DiCaprio) en el antiguo Mississippi sureño, está teniendo más bajas de lo habitual en el cine del realizador de Pulp Fiction.

A pesar de la fama de cordialidad y camaderia que se respira en cada uno de sus rodajes, parece que en este ha tenido algún que otro inconveniente y/o roce con las estrellas protagonistas. Empezamos por las bajas: a la ya comentada de Joseph Gordon-Levitt (Origen) por problemas en su agenda con su proyecto como realizador, se le une ahora la del actor y guionista inglés Sacha Baron Cohen (Borat) que tenía previsto rodar su (breve) aparición este Verano, y que ha tenido que denegar por estar involucrado en plena campaña promocional de su última – y apunten polémica – película, El Dictador (vean tráiler en este blog).

Cohen promociona sus cintas con un extremismo inusual, haciendo gala de un humor no muy respetado en los Estados Unidos ya que suele aparecer vestido de la guisa con la que sale en cada cinta (para Bruno apareció en todo tipo de programas televisivos defendiendo la homosexualidad). Para este Dictador lo hemos visto siendo expulsado de la alfombra roja de los mismísimos Oscar de Hollywood tras derramar unas cenizas en ella (lo pueden ver en el mismo post ya comentado antes), y veremos que hará allá por donde vaya publicitando la película (que llega la semana que viene a territorio americano, aquí el 13 de Julio de ahí la comentada ausencia en la cinta de Tarantino).

La otra baja es la que está dando más que hablar, ya que era una de las bazas fuertes de la cinta y un papel mucho más extenso que el de Cohen: el Ace Woody que iba a interpretar Kurt Russell, que ya colaboró con Tarantino en Death Proof. Pues parece que Russell no aprendió mucho de dicha colaboración – la cual, sea dicho de paso, fue de rebote tras el rechazo al papel del inicialmente previsto Mickey Rourke por mucho que Quentin se empeñe en desmentirlo alegando que Russell fue siempre su primera opción – y su espantada ha sido debido a las ya consabidas desavenencias creativas con el director.

Parece que el personaje de Woody es el encargado de seleccionar a los esclavos de la plantación que pelean en un local clandestino a muerte, con apuestas de por medio.Y eso a Russell no le ha hecho mucha gracia, denunciando que esperaba que la cinta tuviera «un tono más Western» (joder Kurt, ¿en serio que ya habías rodado con Quentin y te sorprendes a estas alturas?). El caso es que los rumores sitúan a que el actor protagonista de La Cosa se marchó del estudio en pleno rodaje no diciendo lindezas del realizador precisamente.

La duda es que quien suplantará a Russell (el cual, a su vez, había sustituido al previsto Kevin Costner para el papel de Woody). Vamos, que Kurt era el segundo plato en el menú tarantinesco, y quizás eso le ha terminado de calentar. Lo peor es que con el rodaje ya en ciernes, la agenda aprieta y como no se encuentre un sustituto a la altura de las exigencias del carismático Tarantino, se comenta que incluso el personaje quede eliminado de la historia (una lástima por lo que promete).

Seguiremos informando, aunque ya sin Levitt, Cohen ni Russell la cosa comienza a decaer un poquito/bastante……….