‘El mejor truco que inventó el Diablo fue convencer al mundo de que no existía’.

La mente humana. Un recóndito lugar plagado de misterios a los que el ser humano intenta resolver, poner respuesta cuando la única posible es que no existe. Elaboramos un retorcido y confuso significado a muchos sucesos que nos ocurren, ya que nuestra condición nos impide creer que no todo tiene porque tener una explicación. En base a esto, nació la fe. Posiblemente el arma más poderosa, tanto para el bien cómo para el mal ¿O acaso Hitler no tenía su propia «fe» y arrastró a millones consigo para provocar el mayor genocidio de nuestra historia?

La vuelta de (un desentrenado) Amenábar a los ruedos usa el miedo, lo desconocido y la fe humana para arrastrar al espectador por un viaje de misterio en la mente humana, unos hechos reales que tuvieron lugar en la década de los 80 y parte de los 90 (dónde se ambienta este relato en concreto), posiblemente los últimos años en los que todavía éramos inocentes…….Un thriller policiaco que, y con esto no pretendo dar ningún Spoiler (tranquilos, no los hay) pudo ser malvendido como una cinta de terror cuando nada tiene que ver con ello. Para que me entiendan los seguidores del oscarizado director: no es Los Otros, asemejándose más a Tesis (semejanzas en contenido, nunca en calidad final).

primer-teaser-Regresion_MDSVID20150211_0182_1

He cometido un delito. Yo no oiga, sino algún que otro protagonista de la cinta. Y con esto arranca una cinta que nos devuelve 6 años después a uno de nuestros realizadores más prestigiosos y aplaudidos por crítica y pública (y lo dice alguien cuyas dos últimas obras no soportó: Mar adentro, con sus virtudes, era un drama demasiado visceral y Ágora más inteligente de lo que pretendía, a la par que aburrida a más no poder). Este periodo de tiempo le ha pasado factura. De ahí que la cinta provoque en más de una ocasión la sensación de no enganchar, de no atrapar al espectador. Amenábar nos convierte en meros visionarios de lo que sucede, no consigue que nos involucremos con los protagonistas y sintamos o vivamos sus miedos y/o pasiones.

Ese es su principal delito: intentar elaborar durante gran parte de la primera hora un puzzle de muchas piezas que al final resulta ser un pinta y colorea. Una serie de acontecimientos que logran nuestro interés, pero al igual que una noticia en la televisión o en el periódico. Y al cine le pedimos más. El peor enemigo de un realizador no es otro que él mismo, y más cuando has tocado techo (yo espero que logre superarse de todos modos). Ha estado un tiempo oxidado, y no logra desengrasar del todo esa maquinaria que nos desgarró con Abre los ojos o nos hizo temblar de pies a cabeza con Los otros (a pesar de que, en esa misma época, otra cinta se daba cierto aire con su resolución final).

Regresión-2015

El miedo encuentra a su víctima. Y esa no es otra que Emma Watson. La joven actriz británica, lista cómo pocas, ha sabido desmarcarse a tiempo de su Potteriana imagen para crecer cómo intérprete, en papeles más arriesgados que pongan a prueba su versatilidad. Sus momentos en pantalla son correctos, y aunque muchos sigan viendo a Hermione sufriendo con algún examen de Hogwarts, yo me creo a su Angela Gray……..excepto cierta dualidad en la última media hora, donde la película toma alas para despegar como no lo había hecho hasta entonces. Cada conversación con un Ethan Hawke muy sobreactuado en ciertos momentos – llamadas, visiones, sueños etc – resultan de lo mejorcito, lo que incide en lo complejo de nuestro cerebro, lo que llegamos a creer y lo que no.

Precisamente Hawke es el que más peso lleva en ese tramo largamente inicial de investigación, imprimiendo coraje y un punto de cordura al Bruce Kenner que más veces escucharemos hablar y nombrar en todo el metraje. Su primer encuentro con el testigo inicial, esas noches solitarias en su apartamento así como el epílogo final, nos dan lo mejor de un Hawke que sin embargo se pierde cuando se trata de las resoluciones al/los misterio/s de la trama. El bueno de Alejandro nos ofrece una máquina de buscar respuestas en la sombra, con un factor humano que en algunas ocasiones no va más allá del mero cascarón superficial.

regression_2015_movie-1366x768

Trucos para ilusos. A medida que avanzamos, ese arranque inicial termina de suceder provocando un tramo final que cumple – en parte – con el tipo de expectativas que tiene una cinta de estas características. Alguien que no haya visto nunca una cinta de su realizador, saldrá más que satisfecho. Pero sin embargo, los que ya hemos caído en sus redes (no pude descubrir su cameo en la cinta, si es que lo tiene) nos parecerá una obra menor viniendo de quién se trata. Regresión es la mejor de sus peores películas, un thriller policial que, como me pasa a veces con cintas de igual corte, requerirán de un segundo visionado para saborear esa última cucharada que dejamos como placer supremo…….

timthumb

Un otoño/invierno que nos promete mucho (Del Toro, Tarantino, Spielberg, Bond, Zemeckis, Howard, Scott, Pixar, Star Wars) y que arranca con un viaje a la mente humana, a la oscuridad de nuestra fe, de las creencias como recurso de supervivencia ciertamente tambaleante pero para nada desaprovechado. El resultado final dependerá de la capacidad de los espectadores para dejarse o no llevar.

Al fin y al cabo, cada mente es un misterio. La mía no iba a ser menos.

Puntuación: 6,5/10.

Regresion