Cuando asesinan al padre de Arthur (Charlie Hunnam), siendo este un niño, Vortigern (Jude Law), el tío de Arthur, se hace con la corona. Desposeído de su derecho de nacimiento y sin las ideas claras sobre quién es realmente, Arthur se adentra en las profundas calles de la ciudad. Pero una vez que saca la espada de la piedra, su vida se pone patas arriba y se ve obligado a reconocer su verdadero legado… tanto si le gusta como si no.

Algo huele a podrido en Inglaterra. Bueno, realmente la cita es en Dinamarca – o eso decía Shakespeare en Hamlet – pero yo lo mando a la ‘patria of the Beatles’ porque la nueva cinta de mi estimado Guy Ritchie (amén por su peculiar Sherlock Holmes o la muy estéticamente visual Operación UNCLE) llega tras varios retrasos, lo que no suele ser buen síntoma (y más en una casa como Warner, deseosa de un éxito veraniego de crítica y público tras los fiascos de Batman v Superman, Escuadrón Suicida La leyenda de Tarzán). Este peculiar Arturo – o Arthur, según les dé a los traductores – nos tenía que haber llegado el pasado Verano. De ahí pasó a este Marzo, para finalmente aterrizar en pleno Mayo en Estados Unidos/Inglatera y a nosotros ¡¡3 meses más tarde¡¡ el 11 de Agosto.

Y por si alguien espera damiselas y caballeros ingleses bebiendo vino alrededor de una mesa redonda, el tráiler final de la cinta al ritmo de Led Zeppelin y su I,m gonna leave you – todo muy británico – nos hace salir de dudas. La que sí nos queda es si tendremos más aventuras de Arthur o la taquilla se irá con Gru o los Transformers este próximo verano……

[youtube]https://youtu.be/cAKUObrfCAA[/youtube]