Había una vez una compañía llamada Walt Disney que era, con diferencia, la que dominaba en el sector de la animación cinematográfica. Sus cintas marcaron un antes y un después en el cine – 101 Dálmatas, Peter Pan, La Dama y el Vagabundo etc –  y tras un pequeño bache, en la década de los 90 volvieron los éxitos de la mano de clásicos hoy en día como La Sirenita, La Bella y la Bestia o El Rey León (adaptada a un musical para los mejores escenarios). Pero como en todo cuento de hadas hay un «villano» y  en este caso fueron 2: por un lado la llegada de otras compañías de competencia y por otro los descalabros de la propia Disney en fracasos en cintas animadas en el formato bidimensional.

Y en esta pequeña historia el «Príncipe salvador» fue la filial de Disney Pixar, la cual lleva 17 años logrando una cadena de éxitos en crítica y público inigualable. Es por ello que la factoría del Tío Walt se ha dedicado a producir cintas en imagen real – Piratas del Caribe, La Búsqueda, Prince of Persia – y de vez en cuando asoma alguna cinta animada sin llevar el sello del ya conocido flexo de Pixar. Es el caso de Rompe Ralph. Su premisa es, por lo pronto, muy curiosa.

Ralph ha sido toda su vida un malvado de un videojuego ochentero en 8bits (snif) en el que el personaje protagonista, héroe de la historia y querido por todos era Fix-It Félix. Pero Ralph quiere dejar de ser odiado, y para ello se introduce en un videojuego moderno con la intención de ser esta vez el héroe de la función. El problema está es que durante el proceso libera a un peligroso villano que podría acabar con todo el mundo de los videojuegos en general, por lo que tendrá que buscar aliados para detenerlo.

Un aplauso para su argumento. El 30 de Noviembre en vuestras consolas………digoooo cines.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=zzsi_Uj-yC4[/youtube]