Aunque parezca mentira, a Martin Scorsese – ¿cuál de sus Obras Maestras les recuerdo? – le ha costado, y mucho, sacar adelante su nuevo proyecto. Y es que por mucho que seas uno de los realizadores más prestigiosos de todos los tiempos, hoy en día la pela es la pela, por lo que los estudios no se la juegan así cómo así, te llames cómo te llames (eso sí, perras para Transformers 8 y Crepúsculo: el origen nunca faltarán créanme). Finalmente, Scorsese podrá llevar adelante la adaptación de la aclamada novela Silence de Shusaku Endo tras casi dos décadas de gestación.

La historia se centra en un grupo de jesuitas portugueses que son perseguidos en el Japón feudal del Siglo XVI. El joven padre Rodríguez (Andrew Garfield) es envíado a tierras niponas para socorrer a la iglesia local e investigar una serie de acusaciones sobre su mentor, el padre Ferreira (Liam Nesson). A Nesson – que repite con el realizador tras Gangs of New York – y Garfield se les unirán Adam Driver (el villano del nuevo Star Wars) y el actor local Tadanobu Asano (Thor 2).

La productora mexicana Fábrica de Cine y SharpSword Films se han unido a la plantilla de inversores de Silence, entre los que ya se encontraban Gastón Pavlovich, Dale Brown, Matthew Malek y Tyler Zacharia del sello FM Films. Uno de los largos impedimentos que encontró el firmante de Infiltrados fueron sus siempre intenciones de rodar la cinta en su lengua original (tanto portugués, como japonés), algo que echaba para atrás, y mucho, a los grandes estudios y que finalmente no ha quedado claro en que lengua hablarán Nesson, Garfield and friends.

La cinta comenzará rodaje, si todo marcha cómo está previsto, este 30 de Enero para un presumible estreno a finales de año (Scorsese = Oscars).

04ba178034d2349d50e4e4a92c723f6a504873b3