Cuando a la tripulación de la nave Enterprise le ordenan que regrese a casa, descubren una imparable y terrorífica fuerza que, desde dentro de su organización, ha hecho saltar por los aires la flota y todo lo que esta representa, sumiendo al mundo en una profunda crisis. Con un asunto personal que resolver, el capitán Kirk (Chris Pine) encabeza una incursión a un planeta en guerra para capturar a un hombre que es un arma de destrucción masiva. A medida que nuestros héroes se van sumergiendo en una épica partida de ajedrez a vida o muerte, el amor se verá puesto a prueba, las amistades se romperán, y habrá que hacer ciertos sacrificios por la única familia que le queda a Kirk: su tripulación.

El reparto: el mismo que en la original con la (acertada) incorporación de Benedict Cumberbatch (Sherlock) en la piel del villano. Repite tras las cámaras el afamado J.J. Abrams (esa joya llamada Super 8 y los nuevos episodios de Star Wars). De resto nada más, os dejo con poco más de 2 minutos que hablan por sí solos.

Casi me olvido: que nos llegue a nosotros el 5 de Julio cuando su estreno en Estados Unidos es dos meses antes es – y más tras ver este nuevo tráiler – insultante (o de tontos a más no poder).

Star Trek en la oscuridad