Anda que no se están dando prisa los de Disney. Con su último caprichito – la empresa del todopoderoso George Lucas – quieren exprimir todavía más una de las gallinas de oro por excelencia del mundo del celuloide: la saga de Star Wars. Para ese Episodio VII que no sabemos muy bien que (coño) nos contará, el encargado de dar órdenes detrás de las cámaras es uno de los niños mimados de Hollywood (y una elección inesperada para muchos): J.J. Abrams, creador de Perdidos y director de Misión Imposible III, esa maravilla llamada Super 8 o las dos entregas de Star Trek.

Tras rumorearse muchos candidatos – sonaba fuerte el ahora solicitado Ben Affleck – parece que Abrams tendrá bajo su «poder» el control de las dos sagas galácticas por antonomasia. Darth Vader – o sus descendientes – por un lado y el señor Spock por el otro. Su estreno está previsto para el 2015 con un guion escrito por Michael Arndt (Toy Story 3) y de momento no se ha filtrado nada de dicho argumento (salvo que continua con los Skywalker).

El reparto de la primera trilogía parece que volverá – risas – y estando Abrams tras las cámaras en la banda sonora vayan apostando por Michael Giacchino en lugar de John Williams (que sea dicho de paso, parece que será el sucesor en el trono de mejor compositor). De seguir todo con buen pie, en 2015 Disney se asegura dos taquillazos de tomo y lomo: dicha aventura galáctica y la secuela de Los Vengadores. El arca de Tío Gilito se les queda ya estrecha.

(en la fotico vemos a Lucas y Abrams reunidos)

Abrams-Lucas