El pasado domingo entre todos los trailers de la Super Bowl – con casi ninguna novedad, salvo el de Piratas del Caribe dónde se dejan ver Sparrow and friends – se colaba el de una serie de televisión, algo poco habitual en dicho evento y más si tenemos en cuenta el elevado coste por emisión. Pero es que la cadena Netflix es cualquier cosa menos habitual, y su tirón el último año y medio ha puesto al cine patas arriba con sus propias producciones cinematográficas – cómo las curiosas El asedio de Jadotville, iBoy Spectral – y sobre todo en series (Amén para Narcos, Daredevil o la reciente Una serie de catastróficas desdichas). Y si hay una que se llevó el gato al agua, y todos las alabanzas habidas y por haber, fue Stranger things, una vuelta a las aventuras clásicas (y fantásticas) ochenteras que el verano pasado nos descubrieron a una pandilla de amigos que entraron de golpe y porrazo en nuestros corazones (mención especial a Millie Bobby Brown y su Once/Eleven).

Sabemos que su segunda temporada (o parte, como la anuncian) llega este otoño. ¿Y qué más? Pues aquí va su argumento (SPOILERS si no han visto la serie) y algunas imágenes (atención al nuevo look de Brown): ha pasado un año desde los sucesos de la primera temporada. Es Halloween – de ahí el estreno en dicha fecha – y los chicos, ya con Will (Noah Schnapp) entre ellos, salen disfrazados de uno del éxito del momento, Los Cazafantasmas (empiezan los guiños), Sin embargo algo le pasa a Will, Su vuelta del otro lado parece no haberse completado, y continua viendo imágenes sin saber si son reales o no.

La madre de Will, Joyce (Winona Ryder), intenta pasar página de lo sucedido saliendo con un antiguo compañero de clase, Bob (Sean Astin, un viejo Goonie), mientras que el Sheriff Hooper (David Harbour) evita hablar e incluso recordar los terribles acontecimientos para proteger a Joyce y los niños. Por su parte Mike (Finn Wolfhard) sigue de luto por Once, al igual que su hermana Nancy (Natalia Dyer) por su amiga Barb (no, no va a volver por si había alguna duda).

Al cuarteto protagonista se les unen los hermanos Billy (Dacre Montgomery) y Max (Sadie Sink), despertando esta última el interés amoroso tanto de Lucas (Caleb McLaughlin) cómo de Dustin (adorable Gaten Matarazzo). ¿Y la brecha? Pues abierta, con las investigaciones a todo tren en el laboratorio que ahora dirige un aparentemente agradable Dr. Owens (Paul Reiser, al que muchos recordaremos de otro clásico ochentero: Aliens), y que puede dar algún que otro problema con cierta criatura extraña que adopta Dustin y una Once que no ha dicho su última palabra…….

Más oscura y adulta. Eso es lo que prometen los hermanos Duffer para los 9 episodios que compondrán esta nueva temporada, con títulos cómo El niño que volvió a vivir, El palacio, La tormenta El hermano desaparecido. Nos espera un Halloween muy, pero que muy ansiado (y es que un servidor tras ver la primera temporada nunca entendió una fecha de estreno veraniega para una serie con claros tintes otoñales).

[youtube]https://youtu.be/9Egf5U8xLo8[/youtube]