Años 80, Hawkins Indiana. Un joven desaparece en extrañas circunstancias, sin dejar rastro. Su madre (Winona Ryder) abre una investigación sobre la desaparición del niño con las autoridades locales, la cual desenreda una serie de misterios que implican experimentos gubernamentales de alto secreto, terribles fuerzas sobrenaturales y una niña muy extraña.

La muy de moda y todopoderosa Netflix nos devuelve a una época tan querida cómo nostálgica para muchos (¿se nota que aprovecho cualquier noticia para hablar de ella? no, ¿verdad?). Y es que resulta imposible ver el tráiler de su nueva serie – cuyos 8 episodios se estrenarán de manera mundial el próximo 15 de Julio – sin que a uno le vengan a la mente muchos clásicos de esos años – desde ET, pasando por Poltergeist, Exploradores etc – y por supuesto, la más reciente Super 8 (Amén de JJ Abrams por darnos esa joya). De ahí que la protagonista sea una actriz cuyo tirón cinematográfico se fraguó durante esos años, para luego ir desvaneciéndose poco a poco durante los 90 y ya casi del todo en la década pasada (con escándalos como su cleptomanía).

A los mandos Shawn Levy – director y productor – un experto en cine familiar cómo atestiguan Acero puro o la trilogía de Noche en el museo – junto a los guionistas Matt y Ross Duffer (Wayward Pines, que acaba de estrenar segunda temporada) para lo que promete ser uno de platos más frescos (y prometedores) de este Verano. A mi niño interior le ha hecho mucha, pero que mucha ilusión.

[youtube]https://youtu.be/x7Yq9MJUqjY[/youtube]

ST_PAYOFF_US_alt1-2-720x1066