Tarantino y la familia Manson.

Es nombrar a Quentin Tarantino y se revoluciona el mundo del cine. Y es que cada nuevo proyecto del peculiar realizador – no hace falta les recuerde toda la que se montó con el último, esa obra maestra algún día bien reconocida que fue Los odiosos ocho – es recibido con entusiasmo por parte de público y periodistas. Cuando “todo” apuntaba a una tercera entrega de Kill Bill (algunos falsos rumores incluso decían de una secuela de Malditos bastardos) Quentin ha sorprendido a propios y extraños con el que podría ser, con casi toda seguridad (ya saben cómo es de cambiante el director) su nueva película: un aproximación a los asesinatos cometidos por la conocida ‘familia Manson’ en 1969. Entremos en materia pues.

Para los que no conozcan tal terrible suceso, nos situamos en el verano de dicho año (concretamente en Los Angeles la noche del 5 de Agosto). Varios miembros de la conocida “familia” entran a la fuerza en el domicilio del director y actor Roman Polanski, en donde se encontraban su mujer Sharon Tate – a la que conoció rodando El baile de los vampiros – embarazada de 8 meses junto con varios invitados. Polanski se encontraba entonces en Londres rodando la que era su nueva cinta, La semilla del diablo (que destino tan cruel). Tate y sus invitados fueron cruelmente asesinados por los integrantes del culto de Charles Manson, aunque éste nunca estuvo presente en la escena del crimen. Todos acabarían en la cárcel, incluido el propio Manson por múltiples delitos (a día de hoy sigue encarcelado y, aunque cueste creerlo, tiene miles de seguidores).

Y tras esta breve lección de historia volvemos con Q. The Hollywood Reporter anuncia que Tarantino tiene previsto presentar el proyecto este mismo Septiembre  a los diferentes estudios, un paquete en el que vemos su nombre cómo director y guionista y el de los hermanos Weinstein de productores. La cinta comenzaría rodaje el año próximo, por lo que es muy probable que hasta el 2019 no asomase cabeza. Los actores que Tarantino pretende son su amigo Brad Pitt – con el que ya trabajó en la cinta de la II Guerra Mundial – y Jennifer Lawrence (en la piel de Tate), la cual ya sonó fuerte para su anterior trabajo en el papel que finalmente interpretó Jennifer Jason Leigh (y le valió una merecida nominación a Mejor Actriz Secundaria). Parece ser que de no caer Lawrence en los brazos de Q – por segunda ocasión – el director ya tiene en mente a su Sharon Tate suplente: Margot Robbie (para un servidor, incluso mejor que Jennifer para dicho rol).

En unos meses se podría anunciar la que promete ser la novena película de Tarantino, y la primera basada en hechos reales. ¡Ah! Por supuesto habrá un rol para Samuel L.Jackson ¿o acaso lo dudaban?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *