A Quentin por semana. Así vamos en este blog el primer mes de este 2014 que promete, cinematográficamente hablando. Recapitulemos: hace dos semanas Tarantino anunciaba a bombo y platillo – como de costumbre – que había terminado el guion de su nueva obra, llamado The Hateful Eight, y lo único que sabíamos es que se trataba de un Western (sonando fuerte como actores Bruce Dern y Christoph Waltz). La semana pasada el propio Quentin cancelaba el proyecto debido a la filtración del libreto por parte de una de las agencias de los 6 actores a los que se entregó. Su calentura era tal, que nos priva de una presumible buena película para dedicarse ahora a otras historias que, igualmente, tenía en mente.

Pero ¿y de qué iba a ir esos Ocho odiosos? Vamos a daros unos cuántos detalles sobre el libreto – sin entrar en spoilers ni nada de eso, ya que nunca se sabe si algún día saldrá adelante – ya que los principales medios se han hecho eco de tal suceso, más concretamente The Wrap que es quien nos da dichos detalles. Tarantino tenía en mente rodarla en 70mm, en oposición a los 35mm habituales, una manera quizás de despedirse del ya cada día más olvidado celuloide. Es lo que antiguamente se llamaba Cinemascope, usado en los años 50 y 60 (¿lo recuerdan en los créditos de muchas cintas de esa época?).

hatefuleight1

Los Ocho Odiosos estaría dividida en cinco episodios – al igual que en Malditos Bastardos – que son “Last Stage to Red Rock”, “Son of A Gun”, “Minnie’s”, “The Four Pasggengers” y “Black Night, White Hell” y se centraría en un grupo de cazarrecompensas y/o bandidos para los que Tarantino pensaba contar con los nombrados Dern y Waltz más Tim Roth, Michael Madsen y Samuel L. Jackson (3 habituales en su filmografía).

Parece ser – esto no está confirmado como es lógico – que Madsen y Roth serían dichos cazarrecompensas, un antiguo general de la Unión y un hombre llamado Joe Ruth que se dirigen al pueblo de Red Rock para cobrar las recompensas por sus más recientes capturas. Por el camino se encontrarían con otro hombre llamado Chris Mannix y el chófer de su diligencia, refugiándose todos en una pequeña tienda ante una terrible ventisca. Pero en la misma no están los dueños del local sino un variopinto grupo formado por otros cuatro hombres: un general sureño, un verdugo, un francés llamado Bob y un cobwoy llamado Joe Gage. Ya tendríamos a los Ocho odiosos del título.

A partir de aquí poco más se nos revela, solo destacando la práctica ausencia de escenarios – al contrario que en Django Desencadenado – algo que nos recuerdan mucho a su ópera prima, Reservoir Dogs. Eso no impediría que tuviera lugar alguna de las explosiones imprevistas de violencia made in Tarantino, y más en un espacio tan reducido.

No es la primera vez que un libreto de Tarantino se filtra a la red previa a su estreno – ocurrió tanto con los Bastardos cómo con Django – y al director no le importaba hasta el punto que «interactuaba» con sus fans sobre el argumento de la futura cinta, pero lo diferente de este caso y que ha provocado el cabreo nivel Goku en Quentin es que el director solo lo había compartido con un selecto grupo de actores y que ni siquiera lo filtró uno de ellos sino una de las agencias que lo representan, por lo que medio Hollywood pudo saber de qué iba toda la historia. Dicha traición ha provocado que reniegue del proyecto por lo que pasará a una editorial y se publicará en formato escrito para ser adaptado algún día cuando estime oportuno.

Tras lo leído nos quedamos con muchas, muchas ganas de lo que podía haber sido otra genialidad del creador de Pulp Fiction (y es que de imaginarme a Michael Madsen vestido de vaquero al ritmo de ‘Stuck in the middle with you’ me provoca un orgasmo cinematográfico de proporciones bíblicas).

Film Title: INGLOURIOUS BASTERDS