El mes que viene comienza el rodaje de la octava película de Quentin Tarantino – en 23 años – y que lleva el título de The Hateful Eight (algo así como Los ocho odiosos, y la primera en su filmografía cuyo título tiene más de dos palabras). Tras todas las idas y venidas que han tenido lugar este año con la cinta – y que aquí ya comentamos en su momento – el realizador de Reservoir Dogs tiene completo su reparto para la cinta, que resulta ser prácticamente el mismo que tuvo lugar en la lectura de guion en Abril de este año, con alguna incorporación de última hora y que ha resultado toda una sorpresa: a los Kurt Russell, Tim Roth, Samuel L.Jackson o Bruce Dern de turno – todos ya han colaborado antes con el director – se les unen Jennifer Jason Leigh (en lugar de la rumoreada Jennifer Lawrence) y el muy de moda Channing Tatum (aunque su papel parece ser que será un rol secundario, como el que tuvo su compañero de reparto en Infiltrados en la Universidad Jonah Hill en Django Desencadenado).

¿Y de que va finalmente este nuevo Western con el sello particular de Quentin? Pues según la sinopsis oficial, The Hateful Eight se desarrolla seis, ocho o doce años después de la Guerra de Secesión, donde una diligencia avanza por los fríos paisajes de Wyoming. Sus pasajeros son el cazarrecompensas John Ruth (Russell) y su prisionera Daisy Domergue (Leigh), quienes se dirigen a la localidad de Red Rock, donde Ruth, conocido como El Verdugo, entregará a Domergue a la justicia. A lo largo del camino se encuentran con dos forasteros: el comandante Marquis Warren (Samuel L. Jackson), un antiguo soldado de la Unión reconvertido en cazarrecompensas, y Chris Mannix (Walton Goggins), un renegado sureño que asegura ser el nuevo sheriff del lugar. Perdido en medio de una ventisca, el grupo busca refugio en una taberna que sirve como parada en un paso montañoso. Allí no son recibidos por la dueña, sino por Bob (Demián Bichir), quien se está haciendo cargo del negocio, el verdugo de Red Rock llamado Oswaldo Mobray (Tim Roth), el vaquero Joe Gage (Michael Madsen) y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Ahí están: los ocho odiosos de Tarantino.

Suponemos que tanta mala leche tarantiniana en un espacio tan cerrado dará lugar a más de uno que otro diálogo memorable – recuerden a DiCaprio hablando sobre los esclavos en Django o a Travolta y Jackson de la comida europea en Pulp Fiction – y por supuesto a las explosiones de violencia tan esperadas y aplaudidas del genial realizador. La cinta, que rodará en Cinemascope (no hay nadie como él para recuperar lo clásico) se estrenará, si todo va bien, en las Navidades de 2015 (una dura pelea con Star Wars: the force awakens y Misión Imposible V).

hateful_eight