Mucho ruido, y casi nada de nueces. Eso es lo que ha provocado – aposta o no, es algo en lo que entraré luego – la nueva comedia (irreverente como siempre) del tándem de colegas James Franco/Seth Rogen. En unos tiempos, en los que la frase Libertad de expresión está a la orden del día – vean los terribles sucesos de hace nada en Francia con la revista Charlie Hebdo – la pareja de actores/cómicos/guionista y realizadores (como cobren por cada cosa ríete el sueldo…..ni Belén Esteban tres meses en GH Vip) deciden meter mano dónde muchos no se ¿atrevían?: Corea del Norte, con un líder – ejem, no quiero poner otra cosa no sea me lea alguno y me hackeen mi pobre blog de nada – que no está para fiestas.

¿El resultado? Una película más polémica en la promoción, que en su contenido en sí misma.

¡¡Al lío!! Que es lo que habrán pensado Rogen y el guionista/realizador de la cinta Evan Goldberg al sentarse al escribir esta entrevista de marras. La pareja ha perpetrado junta la mayoría de las barbaries de Rogen – de mucho éxito en Estados Unidos al menos – a pesar de que esa filmografía un servidor sólo salva la tierna (y dura a veces) 50/50 – que mal vendida cachis – y parte de Juerga hasta el fin (Supersalidos, Superfumados, Lio embarazoso, Los amos del barrio, Green Hornet y Malditos vecinos son para mear y no echar gota).

the-interview

Imaginen que una noche se reúnen con varios colegas para hablar. Entre birra y birra, deciden hacer algo un día juntos, de buen rollo. Como mucho, un finde de risas y resaca. Bien, ahora imaginen sus cuentas corrientes repletas de ceros, como la de Franco misma. ¿Qué harían con dinero y cierto «poder»? Pues eso es lo que transmite esta cinta en todo momento: un vacilón privado de Franco/Rogen al que el espectador puede unirse pero cómo eso, como mero espectador. Me lo pasaría mejor en medio de tanto fuck, dick y suck en lugar de ver cómo se esconden cosas en el culo, se drogan, follan o destruyen medio país. La pareja protagonista se lo pasa pipa en todo momento. Nosotros…….pues no tanto la verdad.

Periodismo de prestigio. También estamos en unos (oscuros) tiempos en los que los medios informativos han perdido, en muchos casos, el rumbo de la objetividad. Ya no hay grises: o son del blanco o del negro. Y, por supuesto, si eres de un «bando» el otro es el peor del mundo mundial (y viceversa). ¿Cómo creernos entonces las cosas que vemos y/o escuchamos a diario? El programa ficticio de los dos actores viene a ser cualquier Sálvame o Tengo una cosa que decir de turno: un famoso al que sacan algún tipo de «trapo sucio» o apoyan moralmente. Es precisamente en el arranque cuando están casi los mejores minutos del metraje, con la entrevista a Rob Lowe – vista en el tráiler por desgracia – con lo que revela y, sobre todo, a un rapero famoso con una confesión sorpresa (ahí si Franco y Rogen están fabulosos).

the-interview-trailer-02_612x380_1

Pero hay que meter el dedo, y bien en la llaga. Imaginen el líder más polémico de un (peligroso) país que tiene a la población en el yugo del miedo diario, decide concederles una entrevista (porque, en el fondo es «humano» y tiene sus gustos televisivos). Y dicha visita no será «pacífica». Es entonces cuando Rogen hace uso de su viejo repertorio de chistes/humor obsceno – caca,culo,teta,pis – para que la cinta tenga una R cómo un piano de la Sinfónica de Viena en EEUU, y un +18 entre nosotros (bueno, a lo mejor no porque si un día entre semana a las 21:00 vemos penes cómo secuoyas en una cadena pública tal cual, ¿dónde está el límite de lo prohíbido in Spain?). Su mala leche queda en eso: leche mala, de mal gusto que da lugar a situaciones o despropósitos que posiblemente, a ellos les parecería cojonudo escrito sobre el papel.

the-interview2

Muerte al dictador. Y a la comedia. Lo desagradable no tiene porqué ser (siempre) gracioso. Ni decir tacos sin parar (uhhhhh lo que ha dichooooo). Franco y Rogen hacen una cinta por y para ellos. Claro que tiene algún que otro acierto, aparte del estupendo prólogo comentado (momentos como la búsqueda de Rogen de cierto artefacto y cómo lo «guarda», la relación ya personal de Franco con el líder coreano interpretado por un estupendo Randall Park y parte del epílogo) pero que los árboles no nos dejen ver el bosque: en conjunto, la cinta es un fiasco promovido por una campaña de polémica en la que no sabremos cuán hay de cierto en dicho ataque a Sony y las amenazas del país Coreano.

screen_shot_2014-11-25_at_4.58.14_am

Mucho fuego artificial final, con alguna brutalidad de por medio (así luce el presupuesto, para que no piensen que Rogen y Franco se lo gastaron en «vitaminas» y «señoritas»). Una filtración para darle más publicidad (y sí, la he visto porque me picó la curiosidad del ¿será para tanto?). ¿No podían haber cambiado el país y el líder del mismo? Supongan no sé, Negara Brunei Darussalam (existe sí): las bromas habrían sido las mismas…..¿entonces? ¿había necesidad?

Pues sí, mis estimados lectores. Han vendido esta entrevista mejor que la de Julián Muñoz cuando salió del truyo. Cómo comerciales no tienen precio. Pero para la próxima juerga/desfase cinéfilo que inviten, al menos. Seguro que con ellos al lado me lo paso mejor que sentado en una butaca sin ser partícipe de dicha «fiestita».

Puntuación: 4/10.

trailer-final-de-the-interview-la-pelicula-que-no-quieren-que-veas-original