Paramount pasa por un mal momento. Y el primero en pagar los platos rotos es Martin Scorsese. Su última película, Silencio (para un servidor, aburrida hasta para las palomas), ha sido el último fracaso de la compañía – no llegó a recaudar 10 millones de un presupuesto de 50 en su país, a lo que sumamos el haber sido ignorada en todo tipo de premios – por lo que la compañía no piensa arriesgar el presupuesto estimado de 100 millones con The Irishman, una cinta que Scorsese lleva años intentando sacar adelante. No corren buenos tiempos comparados cuando se estrenó El Lobo de Wall Street – la película más taquillera de Martin en territorio estadounidense – lo que ha provocado la dimisión de Brad Grey, presidente de la compañía, tras acabar por quinto año seguido en la cola de la recaudación de los grandes estudios (solo Star Trek Más Allá pasó la barrera de los 100 millones, con pérdidas de hasta ¡¡450 millones!! en 2016). Y eso que es de los estudios que menos cintas produce – el año pasado 18, solo superado en menor cantidad por las 16 de Disney…..aunque Disney con 2 ya recauda más que el resto – pero si sumamos los fiascos de Ben-Hur, Tortugas Ninja 2 o la reciente Monsters Truck (la cual provocó, sin estrenarse, pérdidas de 115 millones), este año ya cruzan dedos para que la nueva Transformers de Michael Bay supere la barrera de los 1000 millones como sus dos últimas predecesoras……

Volviendo a The Irishman. ¿Qué pasa con esta película, basada en hechos reales, para que su coste sea tan elevado? Pues las técnicas visuales que requerirá, ya que su protagonista Robert De Niro aparecerá en la película con un aspecto rejuvenecido, como ya ocurrió con Brad Pitt en El curioso caso de Benjamin Button. De Niro – el único que siempre ha estado confirmado al 100% – se meterá en la piel de Frank Sheeran, un antiguo veterano de la II Guerra Mundial que entra cómo asesino a sueldo en el mundo del hampa. El resto del reparto que siempre ha sonado es para quitarse el hipo: a De Niro le acompañarían Al Pacino cómo Russell Buffalino, el líder de la mafia en Pennsylvania y jefe de Sheeran (personaje en el que se inspiraron para Don Corleone en El Padrino); Harvey Keitel cómo Jimmy Hoffa, jefe del sindicato de camioneros durante los años 50-60 y cuya misteriosa desaparición será uno de los ejes de la trama; Joe Pesci cómo Bill Buffalino (no tiene nada que ver con Russell), abogado de Hoffa; y Bobby Cannavale cómo como Felix Di’Tullio aka Skinny Razor, un mafioso de Filadelfia (pinta a lo que hizo Pesci en Uno de los nuestros).

The Irishman ha sido comprada por la cadena Netflix, haciéndose cargo de su elevado presupuesto y con un estreno previsto – subrayen lo de previsto – para 2019 en los televisores de nuestras casas. Porque al pasar a la cadena de pago, la cinta de Scorsese ya no podrá pasar por Cannes, con quien tenía ya el acuerdo firmado Paramount, por lo que su estreno en cines, si llega a tener lugar, sería únicamente para que pudiese competir ese año en la carrera de los Oscars. Así están las cosas en pleno 2017 para que une nueva reunión Scorsese-De Niro- Pesci tras Toro Salvaje, Uno de los nuestros Casino tenga que estrenarse en nuestras casas frente a los elevados presupuestos de los Marvel, DC Torettos de turno que luego, sin sorpresa alguna, son las que arrasan en taquilla. Como bien decía Bob Dylan, los tiempos están cambiando…….