Hace unos días nos llegaba la sorprendente noticia del retraso en el estreno de una de las que prometía ser uno de los estrenos del Verano (y quizás del año): G.I. Joe: La venganza post-ponía su proyección unos 9 meses, del 29 de Junio al 27 de Marzo del año que viene (en nuestro país estaba previsto su estreno para este 31 de Agosto). ¿La razón? La conversión al 3D, opción que ha tomado Paramount un tanto precipitada – a un mes del estreno – visto el reciente éxito de Los Vengadores. Ya nos hicimos eco de dicha noticia en el post al respecto pero no es la ÚNICA razón (aviso de SPOILERS).

La campaña de publicidad estaba en su recta final – spots en televisión y la Super-Bowl, carteles por todos lados, pases de prensa ya establecidos, línea de muñecos de los protagonistas a punto de salir – por lo que dicho retraso «olía mal», a pesar de que uno de sus protagonistas principales, Dwayne Johnson, lo respaldara en su cuenta de Twitter. Veamos que se esconde realmente:

a) La cinta es una mierda descomunal.

“El hecho es que Paramount comenzó a preocuparse en extremo por la película después de que las pruebas de audiencia arrojaran un resultado de ‘mediocre tirando a malo’”, apunta Nikki Finke. Las fuentes aseguran que los pobres resultados de Battleship “han sido una llamada de atención para nosotros en el sentido de que estamos obligados a ofrecer la mejor versión posible del film, sin importar la cuota asociada al mercado veraniego, para obtener el mejor rendimiento posible”.

“Vieron lo que les venía encima y se dieron cuenta de que no podían competir”, menciona otra fuente de la industria a THR. Cuatro días después del estreno de G.I.Joe 2 llegaba The Amazing Spider-Man, el 3 de julio.

b) Channing Tattum dura menos que un político sincero.

En todas las promociones vistas hasta la fecha de la cinta, ha quedado bien clarito quienes tienen la batuta de los soldaditos de Hasbro: The Rock y un Bruce Willis pre-McClane dispuesto a arrancar los aplausos de la platea. Los villanos están tapados con máscaras – Joseph Gordon Levitt, el comandante Cobra en la cinta previa, prefiere hacer cosas más «interesantes» – y gran parte del reparto de la primera entrega está ausente (el veterano Dennis Quaid cede su sitio a Willis). Un momento ¿y Channing Tattum? Mal, gracias. En el tráiler los más avispados se habrán dado cuenta de su efímera presencia, e incluso prácticamente se desvela su porvenir («somos los únicos supervivientes» desvela The Rock a sus compañeros…..blanco y en botella).

Con lo que no contaban los de Paramount es con el pelotazo que ha pegado Tattum esta misma Primavera, todo antes del rodaje de la secuela. Sus estrenos han sido para todos los gustos – desde ese Infiltrados en clase donde el actor se burla de su imagen de guaperas y en la que nos descubre una vena humorística hasta entonces desconocida, pasando por la romanticona Todos los días de mi vida haciendo las delicias de las féminas jóvenes y adultas a partes iguales, y algo más breve en Indomable de Steven Soderbergh – y todos han sido éxitos de taquilla, teniendo pendiente ese Magic Mike también de Soderbergh en la que le veremos en la piel de un streaper que sufre un pequeño cambio en su ajetreada y mujeriega vida. Vamos, que estamos ante el ‘Año Tattum’.

“Las nuevas escenas que se van a rodar del film ya no pierden a un valioso protagonista como Tatum matándole inmediatamente”, apunta Finke, que describe toda la trama que rodea al actor como un “error de cálculo” por parte de la productora. Las fuentes apuntan a que la reacción de las audiencias a Tatum fue excelente pero “teníamos la gran preocupación de que Tatum y The Rock no tuvieran tiempo de desarrollar su amistad antes de que Tatum muriera”. THR, incluso, no descarta que pudiera “resucitar” dado el gran número de escenas nuevas que podrían incorporarse al film antes de su nuevo estreno. Confirmo: ya se están rodando escenas adicionales y Tattum se encuentra en el set de rodaje.

c) El 3d (la excusa más «barata»).

Dicho cambio en el calendario para rodar las escenas adicionales y/o mejorarlas, provocó que los directivos de Paramount se planteasen realizar una conversión al formato tridimensional y así lograr alguna ventaja en taquilla que apague un poco los ánimos de los que estaban MUY descontentos con el resultado final del mismo (el cual sea dicho de paso, en el tráiler luce muy bien). Total, ya que retrasamos un par de meses qué importan que sean 2 o 9. Y de paso tenemos el pretexto para justificar dicho retraso.

“El hecho de que no fuera en 3D nos iba a costar una tonelada de dinero en el mercado internacional”, señala la fuente. La renegociación con el resto de inversores en el film no ha sido fácil habida cuenta de lo sucedido con Sony y Men in Black 3, que solo por detener su rodaje durante seis semanas (para que Jeff Nathanson reescribiera el guion de Etan Cohen) disparó el presupuesto del film hasta los 225 millones de dólares –300 según los estudios rivales–. De momento, Paramount garantiza que el presupuesto de G.I.Joe 2, que es de 125 millones de dólares, está “bajo control”.

“Varias empresas de 3D se nos han acercado para adaptar el film. Estamos teniendo conversaciones con Stereo D y Prime Focus para que nos reduzcan el precio a cambio de un porcentaje. Además, los tipos de interés ahora mismo son muy bajos y nueve meses más no deberían tener un enorme impacto sobre el presupuesto. Debería quedarse por debajo de los 130 millones de dólares”, explican las fuentes.

d) Beneficios fiscales.

THR apunta a que algunos de los principales ejecutivos de la Paramount, con el ojo puesto en el bonus que recibirán por el éxito de cintas como la citada Los Vengadores o la última Mission Impossible, han decidido ahorrarse el potencial fracaso de G.I.Joe 2 para maquillar las cuentas. El verdadero impacto de un débil 2012 no aparecerá en los resultados de este año fiscal. Paramount recibirá un 8 por ciento de los beneficios de taquilla de Vengadores (Disney), y dinero de franquicias del año pasado por las que todavía están obteniendo resultados positivos (dvd y bluray de la cinta protagonizada por Cruise). “Las malas noticias llegarán el año que viene”, apunta una fuente de la industria. En este caso concreto, la Paramount ha declinado todo comentario.