¿No lo huelen? ¿No lo notan? Les pongo en situación: escenario de un gran recinto, lleno hasta la bandera y se oye la siguiente frase ‘And the Oscar goes to……’ Es entonces cuando el veterano realizador Clint Eastwood se levanta de su butaca con esa media sonrisa característica y recoge su premio al Mejor Actor por el que será, definitivamente, su último trabajo delante de las cámaras. La ovación con todo el puto mundo en pie la podré escuchar desde mi casa.

Lo se, no he visto la cinta. Pero viendo el tráiler que os dejo y leyendo su argumento muy difícil tendría que ponérsele las cosas al protagonista de Harry el Sucio para no conseguir el ansiado premio (tiene 2 como realizador, que no es moco de pavo). Gus es un veterano ojeador de jóvenes promesas de béisbol – ese deporte tan idolatrado en Estados Unidos – que sufre una enfermedad que le está dejando ciego de manera paulatina sin que pueda remediarlo. Es entonces cuando decide realizar un último trabajo y dejar que le acompañe su hija Mickey (Amy Adams), con la que nunca ha tenido muy buena relación. Tendrá que competir con otro ojeador mucho más jóven y agresivo, Johnny Flanagan (Justin Timberlake), el cual entablará buenos «lazos» con su hija.

El debut en la dirección de Robert Lorenz – colaborador habitual de Eastwood – se completa con las participaciones de Robert Patrick (El Invitado), Matthew Lillard (Los Descendientes) y John Goodman (Flight). Podremos disfrutar una última vez de Eastwood a partir del próximo 30 de Noviembre.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=UdJPvXLemVs[/youtube]