No tenía muy claro si realizar un post sobre el repentino fallecimiento de la cantante/actriz (más lo segundo que lo primero), dado que noticias así corren como el reguero de la pólvora, y todo aquel que esté leyendo este artículo ya estará más que informado de dicha prematura muerte. La cantante fue encontrada muerta el pasado 11 de Febrero en una habitación de un Motel de Beverly Hills, cuando se encontraba preparándose para su aparición en la Gala de los Premios Grammy. Lo que parecía ser una fiesta por todo lo alto, y una calurosa bienvenida a Houston en un intento de salvar su imagen pública y personal, se convirtió en una ¿in?evitable desgracia que acabó eclipsando la ceremonia. En la misma, todos recordaron a la genial cantante que tantos éxitos y sintonías supo brindarnos.

Houston protagonizó a principios de los 90 uno de los éxitos más importantes de la década, la archiconocida ‘El Guardaespaldas’, en la que daba vida a una famosa actriz cuya vida se encuentra bajo amenaza por un fan desquiciado. El encargado de protegerla era el por entonces taquillero Kevin Costner – que venía empatando taquillazo tras taquillazo con ‘Bailando con Lobos’, ‘J.F.K.’ o ‘Robin Hood, Príncipe de los Ladrones’ – cuyas medidas para mantener a la actriz alejada del peligro no son acordes a su forma de vida. Lo que comienza como una relación algo tumultuosa, acaba convirtiéndose en una imposible historia de amor. Todos hemos tarareado alguna vez el tema principal de la cinta, interpretado por la propia Houston, ese «I will always love you» que se ha convertido en uno de los singles más vendidos de todos los tiempos.

Tras dicha película, a Houston pudimos verla en la mujeriega ‘Esperando un Respiro’ y dándole réplica al mismísimo Denzel Washington en ‘La Mujer del Predicador’, por la que llegó a cobrar 10 millones de dólares. Con el tema principal, cantado a 2 voces con su amiga Mariah Carey, de ‘El Principe de Egipto’ en 1998 la cantante se apuntó otro tanto, a la par que dicho tema se alzó con el Oscar a la mejor canción ese mismo año.

Lo que parecía una prometedora carrera, comenzó a truncarse al verse arrastrada a un lado oscuro de drogadicción y alcoholismo por su entonces marido Bobby Brown, con el que estuvo casada 15 años hasta su separación en 2007. A partir de aquí no hubo vuelta atrás: ni la publicación de nuevos trabajos musicales, giras mundiales (en las que fue abucheada por su bajón anímico que afectó tanto a su voz hasta el punto de casi tener que dejar de cantar) ni proyectos cinematográficos sirvieron para salvarla de un destino que parecía no perdonarle sus continuos escarceos con las drogas. El pasado sábado, con 48 años, se fue una de las mejores voces de los últimos años.

Irónicamente, este mismo 2012 la cantante tenía pendiente de estreno la cinta ‘Sparkle’, la cual según los pases previos parecía ser su mejor actuación hasta la fecha (tampoco es que haya tenido muchas) y una posible segunda oportunidad para que su nombre sonará con fuerza nuevamente en Hollywood. En ella, Houston forma parte de un grupo musical compuesto por 3 hermanas que deben lidiar con los problemas de la fama y la droga. Muy autobiográfico. Y ahora mismo los productores de la cinta deben estar frotándose las manos ante el posible taquillazo que tienen entre manos.

Hasta entonces, recordar la melodía con la que encandiló a millones de personas en todo el mundo (y que ha servido en ocasiones como prueba para concursantes de programas de televisión musicales). Como ella misma decía, «siempre te amaremos Whitney». Descansa en paz.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=3JWTaaS7LdU&ob=av2n]